Informe sobre Las Hurdes: una radiografía para tomar nota

El informe sobre Las Hurdes elaborado por el Consejo Económico y Social explica que “no pretende presentar soluciones definitivas sino proporcionar un debate necesario en todos los sectores con objeto de considerar las aportaciones necesarias para mantener y, por qué no, seguir mejorando las condiciones de vida de la población hurdana”.

Se trata, pues, de “un informe para incentivar el debate, de modo que se destacan tanto los avances y las potencialidades, como los problemas y obstáculos que tiene el territorio”. De hecho, el estudio incluye un amplio análisis de los problemas más graves a los que se enfrenta la comarca, pero también se destacan las posibilidades de Las Hurdes en el floreciente turismo rural y en la apicultura; en el aprovechamiento del medio ambiente como recurso turístico y en la aún muy incipiente producción de biomasa como un elemento singular de desarrollo.Los problemas más graves.

Estos son algunos de los aspectos más relevantes de un un estudio que parece imprescindible tener en cuenta para fijar las prioridades de actuación y la mejor utilización de los recursos disponibles.

Las Hurdes, estado de situación

La despoblación. Las Hurdes aún tienen numerosas e importantes asignaturas pendientes, como la pérdida de población, algo común a otras zonas rurales, pero con unos datos muy contundentes: entre 1970 y 2015 la comarca perdió un 43,15% de población, frente al 11,25% provincial y el 4,57% regional.

La comarca de Las Hurdes, formada por seis pueblos y 44 alquerías, cuenta con una población (datos del año 2015) de 6.338 habitantes, que se reparten en una superficie de 499,37 kilómetros cuadrados. Esos datos revelan que la densidad de población de Las Hurdes se encuentra por debajo de todas las medias regionales, siendo de 12,69 habitantes por kilómetro cuadrado.

La despoblación ha provocado un reagrupamiento en los núcleos principales, dotados de mejores servicios, lo que se traduce, sobre todo, en el creciente abandono de Las Hurdes Altas, sobre todo de los municipios de Ladrillar y Casares de las Hurdes, las alquerías más aisladas.

La brecha digital. Se pone en evidencia la la brecha digital todavía existente en el mundo rural, con solo un 23% de viviendas con acceso a internet. Además, uno de cada diez habitantes de Las Hurdes cuenta con banda ancha, frente a las cinco líneas por seis habitantes que se cuentan como promedio en Extremadura. Ante esto, el informe estima “indispensable incrementar el número de líneas de banda ancha con el fin de minimizar la brecha digital entre el mundo rural y urbano”, con todo lo que ello implica también en la creación de empresas. A este respecto, el informe destaca que existe una clara escasez de dotaciones industriales, dado que de los seis municipios mancomunados, solo en tres existen polígonos industriales.

La economía. La renta, el PIB, los sectores de mayor peso económico, la ganadería y la agricultura, las comunicaciones o la educación, son otros de los puntos abordados en este informe con el que el CES “pone de manifiesto los grandes cambios que ha vivido la comarca de Las Hurdes y reconoce su papel dentro del tejido socioeconómico de Extremadura”, abriendo así un debate “sobre las posibilidades de futuro de los entornos rurales con mayores dificultades”.

La renta por habitante en Las Hurdes se sitúa en 9.542 euros, casi 2.000 euros por habitante inferior a la media de Extremadura.

El número de empresas de la comarca, en 2015, equivalía a un 2,30% del tejido empresarial de la provincia de Cáceres, y de las 282 empresas establecidas en Las Hurdes, 95 se localizan en Pinofranqueado, 77 en Casar de Palomero y 56 en Caminomorisco. El 12 por ciento restante, en los tres municipios de Las Hurdes Altas.

Por sectores se aprecia una importante reducción de los empleos en la construcción, compensada con el crecimiento en servicios.

La agricultura está sufriendo un proceso de reestructuración consistente en el aumento del tamaño de las explotaciones para alcanzar una extensión crítica que garantice su viabilidad, ya que el 80% de las parcelas catastradas en la comarca tienen un tamaño inferior a las 0,25 hectáreas.

Otro dato importante es que, según el último censo publicado (2009), las explotaciones agrarias han disminuido un 52,60% respecto a los diez años anteriores, concluyendo de aquí que se está produciendo “una importantísima reducción del número de explotaciones agrícolas, aunque es una tendencia generalizada tanto a nivel nacional como europeo”.

La apicultura. Así, se está desarrollando la especialización productiva en actividades como la apicultura y, en menor medida, el olivar. Extremadura es la segunda comunidad con mayor número de colmenas después de Andalucía. Extremadura cuenta con 514.535 colmenas y Andalucía con 584.570. Otra parte de la superficie opta por hortalizas y frutales, fundamentalmente cerezos. Todo esto en detrimento de la ganadería, que ha ido perdiendo importancia y presencia en los montes hurdanos.

Empresas transformadoras. El CES destaca la poca presencia de ellas en el territorio hurdano, ya que “las comarcas limítrofes a Las Hurdes sí disponen de empresas transformadoras y comercializadoras de aceituna y cereza, por lo que suponen una fuerte competencia para la zona”. Solo el 7% de la producción de la comarca se transforma y se comercializa desde la misma. Se apunta que la agroindustria podría ser el subsector principal dentro del sector industrial, sin embargo, no es así por el bajo grado de transformación por empresas de la zona. “Se trata de un subsector con unas enormes posibilidades pero que en la actualidad no se ve acompañado por las cifras en cuanto a volumen económico ni en cuanto a empleo”. Del mismo modo, se hace referencia a la escasez de dotaciones industriales, contando solo con polígonos industriales en Caminomorisco, Casar de Palomero y Pinofranqueado.

Recursos forestales. De la distribución de la superficie por uso, prácticamente el 80% es de uso forestal, perteneciendo casi toda la superficie forestal a montes de utilidad pública, por lo que la gestión corresponde a la Administración Forestal autonómica. Una situación singular, teniendo en cuenta que, a nivel regional, el 91% de la superficie forestal es de propiedad privada.

En este escenario, el informe apunta a la producción de biomasa como un elemento potencial de desarrollo. El volumen total de biomasa arbórea en la comarca ronda 1.200.000 m³.

Espacios naturales protegidos. Casi el 64% de la superficie del territorio se encuentra bajo alguna figura de protección. “En una comarca -concluye en este aspecto el informe- con vocación forestal, ganadera y turística, la conservación de la naturaleza se debe compatibilizar con la extracción de madera y la obtención de otros recursos forestales no maderables que son fuente de rentas de los habitantes de un lugar donde más del 85% del territorio es de naturaleza forestal”.

Sector servicios: Vive una etapa de estancamiento o incluso de retroceso, motivado por la caída de la población en la comarca. La repercusión del turismo sobre los indicadores económicos y laborales no es elevada por tratarse de empresas familiares y de pequeñas dimensiones. “Sin embargo no se puede ignorar el potencial de los recursos naturales y culturales y el impulso de los planes de desarrollo”.

Existen en Las Hurdes 1.453 plazas de alojamiento en Las Hurdes, de las cuales 751 corresponden a plazas de camping. “Una mayor oferta hotelera, acompañada de empresas dedicadas a actividades complementarias podrían ayudar a consolidar el sector turístico como un eje importante de la actividad económica de la comarca”.

Valores culturales. El informe señala que Las Hurdes es “una comarca que, por sus valles angostos, sus fuertes pendientes, sus suelos poco nutritivos y, por lo tanto, su escasa tierra de labor, se ha visto condicionada históricamente, experimentando un fenómeno de aislamiento comarcal, lo que ha marcado su desarrollo, a la vez que también se ha propiciado la preservación “de un valiosísimo patrimonio antropológico-cultural, que constituye hoy -indica el informe- un valor a conservar”.