Los bomberos de la BRIF de Pinofranqueado, en huelga

ESPAÑA INCENDIOS FORESTALES:GRA361. MADREMANYA (GIRONA), 15/05/2014.- Dos bomberos durante las labores para combatir el incendio forestal que se ha declarado a media tarde entre los municipios de Madremanya (en la comarca del Gironès) y La Pera (en el Baix Empordà), por el que se han desalojado a una decena de personas, que ya han podido volver a sus casas, y que ha quemado unas 5 hectáreas. EFE/Robin Townsend

Las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) volverán a la huelga el 28 de septiembre, y el 2 y 5 de octubre. Con ella pretenden reclamar su reconocimiento como bomberos forestales y tener garantizada así una segunda actividad cuando sus condiciones físicas no les permitan desarrollar este trabajo. La convocatoria de huelga afecta a los miembros de la BRIF de Pinofranqueado, una de las diez bases de las BRIF existentes en España. Desde ellas los miembros de estas brigadas se desplazan con helicópteros para intervenir en la extinción de incendios en los lugares menos accesibles.

Estos equipos especializados dependen del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, aunque los trabajadores son contratadas a través de la empresa pública Tragsa.

Estas brigadas se crearon en 1992. Sus reivindicaciones adquirieron gran relevancia en 2015 con una huelga muy larga con la que trataron de mejorar la situación laboral y profesional del colectivo. Según explican ahora, siguen reclamando una segunda actividad para cuando no puedan superar las pruebas físicas anuales a las que se someten, la categoría profesional de bombero forestal, una formación adecuada a las circunstancias del trabajo de riesgo que desempeñan y un salario digno y acorde a las exigencias del trabajo que realizan y los riesgos a los que se exponen.

El Ministerio mantiene sus contratos como fijos-discontinuos por lo que todos los años tienen que acudir al paro, pese a que los incendios forestales han perdido su carácter estacional. Uno de los aspectos más llamativos de su situación consiste en el complemento de extinción, peligrosidad y toxicidad, que es de 3,7 euros diarios. O el de la plena disponibilidad durante todo el tiempo de contrato para acudir a cualquier hora del día y cualquier día de la semana a una llamada de emergencia por incendio forestal por poco más de 17€ al día.