Las mujeres de El Canchal presentan su grupo musical

El día 4, a las 10 de la noche, en la iglesia de Casares de Hurdes. Esa es la cita: día, hora y fecha de la presentación del grupo de música tradicional formado en el seno de la asociación de mujeres El Canchal, del pueblo más alto del territorio hurdano. Tonadas, jotas, paleos y hasta algún vals, interpretados con las voces de dieciocho mujeres y acompañados por la percusión de panderos, castañuelas, botellas, morteros, almireces, cascabeles, panderetas y, para que no falte de nada, cencerros.

La asociación empezó a funcionar en 2009, aunque en los últimos años anduvo un poco renqueante por alguna situación personal que afectó a los ánimos del grupo. El año pasado recuperaron bríos y ahora mismo la integran 43 mujeres que en estos tiempos de despoblación son muchas. Ellas aprovechan el local que les ha cedido el Ayuntamiento en labores tradicionales: desde la artesanía a la recuperación de viejos oficios.

Hace un año Feli Martín, presidenta desde los orígenes de la asociación El Canchal, estimuló el gusanillo de la música entre las compañeras. Y, a la postre, tras algunos titubeos, un nutrido grupo se sumó a la iniciativa. Así nació la agrupación de música tradicional: con dieciocho integrantes y otros tantos instrumentos, todo ellos de percusión, porque, aunque cuentan con un par de guitarristas e incluso una acordeonista, han decidido empezar marcando el ritmo.

El compás lo fijan los instrumentos domésticos recuperados de la tradición extremeña y la melodía la marcan canciones adaptadas del folklore próximo: La Charrascona –con una versión en la que se dice “de La Huetre a Casares”–, el Redoble, Los Labradores, La jota de la aceitunera y hasta un vals corríu. El repertorio actual lo integran diez canciones. No es poco.

Ensayos todos los martes

Este grupo de mujeres, entre 46 y 76 años de edad, tuvo muchas dudas al comienzo. Si no sabían tocar, si no sabían cantar, ¿cómo atreverse a hacerlo en público? Han pasado cuatro meses y ya están en vísperas de su estreno o, si se quiere, en capilla, porque su debut se va a hacer en plena iglesia.

Durante este tiempo se han reunido todos los martes. Cada quince días, con la ayuda de Lourdes Sánchez, miembro del grupo Aulaga Folk, de Casas del Monte, que se ha convertido en la profesora del grupo. La semana que Lourdes no está la sustituye Feli, que, además de marcar el ritmo con el pandero, lleva la voz cantante.

Aún no se han presentado y ya está fabricando sueños. Al día siguiente de su actuación en Casares bajarán a Pinofranqueado para intervenir en la Fiesta Mayor de Las Hurdes junto a otros grupos de la comarca. Si deseas escuchar cómo cantan, pincha aquí.

Y al año que viene, dicen, invitarán a su propio recital a las agrupaciones hurdanas y a alguna otra de las zonas próximas. Para entonces, tal vez, las guitarras y el acordeón sa hayan sumado ya al baile.

De todo ello hablan con un entusiasmo y una sencillez que emociona.