Casi la totalidad del territorio de Las Hurdes está considerado Zona ZEPA (zona especial de protección de aves); en total, 26.982 hectáreas distribuidas por los términos municipales de Ladrillar, Casares de Las Hurdes, Nuñomoral, Caminomorisco y Pinofranqueado.

En la comarca se pueden observar cigüeñas negras, buitres negros, búhos reales, águilas reales, elanios azules, garzas imperiales, halcones peregrino, águilas calzadas o águilas perdiceras, zampullines, martines pescadores y cercetas; muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción.

Un lugar excepcional para este tipo de observaciones se encuentra en la localidad de Rubiaco (Nuñomoral), justo en una margen del río Hurdano, se encuentra La Batuequilla, camuflada por una exuberante y rica vegetación de madroños, brezos, acebos, jaguarzos, enebros, etc., que acompaña a todo el valle que le da su nombre “Arrobatuequilla”. Entre estos parajes revolotean magníficos ejemplares del buitre negro y la cigüeña negra;, en la actualidad es uno de los mejores lugares de la comarca para la observación de aves.

Existen otros lugares destacados en este sentido, como el mirador del Chorro de Los Ángeles, el límite provincial (Batuecas), el Pico Mingorro (en Ladrillar) o el Helechoso (Riomalo de Abajo)

Además, en Pinofranqueado podemos encontrar un observatorio de aves, con un mirador frente al muladar (comedero de aves carroñeras), donde observarlas sin llamar su atencion.

avistamiento-de-aves