Del paso de los primeros pobladores de Las Hurdes por Caminomorisco se conservan algunas huellas relevantes. Destacan:

La Pisá de la mora

Se llega hasta ella a través de una pista que sale a las afueras de Caminomorisco hacia la presa de Las Tablillas, a unos 2,5 kilómetros, pasando por la alquería de La Huerta.

La Piedra mora

Se encuentra en la alquería de Aceña, prácticamente unida a Caminomorisco. Antes de llegar al pueblo, desde Pinofranqueado, hay que tomar una pista que arranca junto al puesto de bomberos hacia Aceña; a 600 metros se encuentran los grabados, junto al antiguo vivero.