Todos los caminos son buenos cuando el destino final lo es. En este caso, para acceder a Las Hurdes, todo depende del origen y del destino, si se quiere acceder por el norte o por el sur.

 

Desde Madrid

El recorrido más sencillo y cómodo puede ser la autovía de Extremadura, la N–V. Pasado Navalmoral de la Mata, en el kilómetro 185, se toma la autovía del Norte de Extremadura, la Ex­–A1, hacia Plasencia; ya con la ciudad a la vista, se accede a la carretera Ex–204 en dirección a Montehermoso, Pozuelo de Zarzón y Pinofranqueado, la puerta sureña de Las Hurdes.

 

Desde Cáceres

La autovía de la Ruta de la Plata, la A–66, en dirección a Plasencia; antes de llegar a la ciudad, evitar la salida que conduce al centro urbano y, por la circunvalación, acceder a la carretera EX-370 en dirección a Montehermoso, Pozuelo de Zarzón y Pinofranqueado, la entrada sur de Las Hurdes.

 

Desde Salamanca

La vía tradicional de llegada a Las Hurdes atravesaba La Alberca para llegar, disfrutando de las curvas y las estrecheces de una carretera inolvidable, al valle de las Batuecas y, luego, a Las Mestas (en el sureste de Las Hurdes).

Los que quieren evitar el slalom de El Portillo, en La Alberca se dirigen a Sotoserrano y, a continuación, a Riomalo de Abajo (la entrada sureste de la comarca), con el Meandro Melero en su pórtico.

¿La solución más cómoda? Tomar la autovía de la Ruta de la Plata, la A-66, en dirección a Cáceres hasta la salida de La Granja/Zarza de Granadilla; después de atravesar el pantano de Gabriel y Galán, en el cruce de Mohedas de Granadilla, se llega a Casar de Palomero (acceso sur oeste) y, luego, a Caminomorisco o Azabal.

 

Desde Ciudad Rodrigo

Aunque también se puede acceder por La Alberca, el camino más directo es por Casares de Hurdes, la puerta noroeste, y la más elevada, de la comarca.