Situado en Riomalo de Arriba (Ladrillar), ofrece una muestra de todo lo que son Las Hurdes: sus tradiciones culturales, artesanales, festivas, folklóricas o gastronómicas; sus recursos naturales, flora y fauna; sus propuestas de ocio e incluso las leyendas que acrecentaron el valor simbólico y mitológico de la comarca.

El centro se encuentra en un entorno urbano representativo de la arquitectura tradicional hurdana y de la estructura de sus alquerías.