En El Gasco (Nuñomoral), una de las alquerías con mayor valor simbólico de Las Hurdes, donde aún se conservan el trazado urbano y algunas edificaciones sorprendentes, se puede acceder a este centro. En él se puede comprobar la estructura tradicional de la casa hurdana, con una parte destinada a las actividades domésticas, con la cocina y la alcoba construidas sobre lanchas, y la destinada al cobijo de los animales, sobre la piedra y la tierra.

En centro recoge además utensilios ancestrales, así como fotografías y paneles didácticos que informan sobre la tipología de la vivienda y de los hábitos caseros.