Apenas a un kilómetro de la alquería de Horcajo (Pinofranqueado), se encuentra uno de los más espectaculares ejemplos de la arquitectura tradicional hurdana.

El sendero que sigue desde la ermita situada en la parte superior del pueblo termina en el Despoblado de El Moral, un antiguo asentamiento pastoril utilizado en otro tiempo para la trashumancia del ganado y como cobijo de los rebaños en la trashumancia hacia tierras salmantinas.

Deshabitado en la actualidad, conserva en buen estado la antigua era y algunos de los corralones que se utilizaban para guardar el ganado y las herramientas.

El entorno es también digno de observación y disfrute.