Descripción del proyecto

El tamborilero hurdano

En cualquier fiesta hurdana resulta imprescindible la presencia constante del tamborilero. El tamboril marca el ritmo de la fiesta y la gaita de tres agujeros la melodía que alegra la celebración e invita a participar en ella.

El tamborilero hurdano, autodidacta, aprende el oficio muchas veces en el entorno familiar y, en todo caso, de quienes le precedieron en su afición.

Entre los ritmos más característicos del toque hurdano se encuentran la jota hurdana, los ramos, el picau hurdano, el baile de las morcillas, la jaba, la charra, la espiga, el valdobino…

En cualquier caso, sin gaita, tamboril y castañuelas no hay música en Las Hurdes. Y sin música durante el día no hay fiesta. Al final de la jornada los tiempos actuales imponen otros ritmos y otros sones; con ellos suele concluir la jornada cuando ya es madrugada.