Aparte de la arquitectura más tradicional de la comarca, basada en la piedra seca (pizarra o piedra sin argamasa), existen ejemplos de otros modelos arquitectónicos a los que se incorporan influencias, tal vez árabes, que adquieren su mayor relevancia en Casar de Palomero y Azabal. Allí (también en el arco de Erías, por ejemplo) se pueden observar construcciones en las que la arquitectura popular incorpora el adobe, la madera y la pizarra.

En ambos lugares también resultan atractivas sus pozas de baño.