En Las Erías (Pinofranqueado) se encuentra una de las más antiguas prensas de aceite de Las Hurdes. En ella  se conservan las estancias y herramientas con las que sus habitantes trabajaban la aceituna.

Está situada a la entrada del pueblo, junto al puente y la piscina natural, y ha sido rehabilitada recientemente.

En ella puede verse, además del lagar propiamente dicho, el entorno de la edificación principal, los cortijos o trojes donde los olivareros depositaban su propia cosecha antes de la molienda.

Este lagar o almazara (que de ambas estas maneras se denomina a los molinos de aceite que abundan en la comarca) ha cumplido hasta hace muy poco su función original. Un grupo de vecinos extraía de la manera más artesanal imaginable el aceite para uso doméstico.

Al igual que esta de Las Erías aún se conservan otras prensas de aceite distribuidas entre los diferentes municipios de la comarca; tal es el caso de Aceitunilla y Nuñomoral e incluso en la misma alquería de Las Erías, entre otros.